Español

Bienvenido a mi sitio web

En esta página, describo mi trabajo, mis intereses e ideas. Están naturalmente ligadas a mi experiencia personal y ocasionalmente compartiré algunos pensamientos sobre las grandes preguntas del día a día.

Bajo cada separador en esta página encontrará ejemplos de los temas que cubro en mis escritos, programas y lecturas. Son solo algunos ejemplos.

Estoy siempre dispuesto de intercambiar formas de hacer mi trabajo mas relevante a mi audiencia.

Gracias por su visita y aprecio mucho su interés y comentarios.

Con mis mejores deseos,

Daniel Dagan

Contacto:

info(at)danieldagan.com

Tel. +49 (0) 30 – 22 62 06 50

Cell  +49 (0) 172 – 609 47 75

Un encuentro con el Faraón del siglo XXI en el palacio, en donde cada día jugaba cuando era nino…

Heliopolis Palace Hotel
Heliopolis Palace Hotel

Me hallo en el Palacio del Presidente de Egipto, Husni Mubarak, entre los personajes ilustres que han acudido a una recepción. Me acerco al presidente de modo espontàneo y le comento que de nino jugaba en esta habitación  a menudo. El Presidente reacciona como era de esperar. Difícilmente cree mis palabras.

Tomo mi Partida de Nacimiento del bolsillo de mi chaqueta y Mubarak lee en alto y en árabe “Nacido en el número 1 de la  calle Ibrahim, en Heliopolis, El Cairo”.

El Presidente se queda casi sin palabras: “Ibrahim?. Conozco esa calle, está justo a la vuelta de la esquina. Entonces? Ha crecido usted allì?

Sí-, le comento y le digo que el centro neuràlgico de su régime solía llamarse “Palacio-Hotel Heliòpolis!, y que era considerado la más bella residencia de Africa. También le explico que yo vivía en el vecindario y que el director del hotel, el Baròn Empain, era amigo de mi familia, lo que me permitía jugar en el hotel.

Espontáneamente, el Presidente me invita a estar más tiempo en Egipto. El presidente alemán Johannes Rau, se halla en ese momento junto a él y Mubarak le agradece “haber traído con él a un hermano egipcio desde Berlìn”

Para mí, esta fue una experiencia única porque pude volver a los lugares de mi infancia, junto al Nilo, y al mismo tiempo, sentir la gloria de los Faraones y vivir el encuentro entre los presidentes de Egipto y de Alemania.

Barack Obama en mi ciudad natal‏

DANIEL DAGAN

Cuando el Presidente americano Barack Obama hable mañana en Cairo, el mundo entero sintonizara para ver como el encara uno de los mas serios problemas de larga data que enfrenta la humanidad: el no resulto, inabatido encuentro entre el Occidente largamente cristiano y el Oriente largamente musulman.
Yo tambien estare observando por señales que el haya tomado nota de mi propia, personal historia. Y en el proceso yo espero descubrir si Obama esta realmente buscando la verdad- o esta simplemente detras de una acomodacion basada en una narrativa ficticia que ignora mi dificil situacion.
En forma ilustrativa, consideren este feliz encuentro que tuve pocos años atras con el presidente egipcio Hosni Mubarak cuando yo cubri una visita a Cairo del ex presidente aleman Johannes Rau. Yo estaba en la linea de recepcion, entre una fila de peces gordos politicos e invitados ilustres, en el palacio de Cairo de Mubarak. Un rutinario apreton de manos con una palabra de saludo en arabe. Entonces tome a Mubarak por sorpresa con el comentario que yo solia jugar en la propiedad cuando era niño. Pero el simplemente no me creyo, entonces yo hurghe en el bolsillo de mi traje, y saque mi certificado de nacimiento. El lo leyo en voz alta- en arabe, por supuesto: “Nacido en Calle Ibrahim 1, Heliopolis, Cairo…” El presidente quedo casi sin palabras. “Ibrahim? Yo conozco esta calle; es exactamente a la vuelta de la esquina. Entonces usted crecio aqui?”
“Si,” yo confirme. Y le conte que los cuarteles generales de su regimen solian ser llamados el Heliopolis Palace Hotel y era considerada la mas bella residencia en Africa. Cuando yo era un chico viviendo en el vecindario, yo jugaba alli a menudo, ya que el gerente del hotel, el Baron belga Empain, era un amigo de nuestra familia. Espontaneamente, Mubarak me invito a quedarme en Egipto un poco mas y a volver (lo cual hice unas cuantas veces). A Rau, parado cerca de el, el le dijo con sentimiento: “Gracias por traer a un hermano egipcio con usted.”
Durante esa breve reunion yo fui tambien diplomatico para reaccionar sobre el punto. Pero los dramaticos eventos desarrollandose ahora en mi pueblo ofrecen una buena oportunidad para poner una pregunta correcta no solo para Mubarak y otros lideres arabes, sino tambien para Obama: Cuando usted encare el problema de los refugiados forzados a abandonar sus casas como consecuencia del conflicto arabe-israeli- como seguramente usted lo hara- usted intenta considerar a TODOS los refugiados afectados por esta confrontacion en curso? Por que ha fracasado usted hasta ahora en mencionar al millon de judios que huyeron de los paises arabes y buscaron un nuevo hogar en Israel? Por que ha usted ignorado el destino de estas grandes, antiguas comunidades a traves del mundo arabe y musulman que han pasado por todo menos desaparecido? Por que usted nunca me menciono a mi?

Por demasiado tiempo Israel ha sido retratado como un proyecto de inmigrantes occidentales que tomaron un pais extranjero en el Oriente y llevaron alli a su poblacion en rebaño. Aunque yo soy un israeli, y llego de Oriente. Asi yo se por seguro que no encajo en esta rutinaria historia- y seguramente no estoy solo. Aproximadamente la mitad de la poblacion judia en Israel son refugiados de paises arabes y musulmanes. Considerando su dificil situacion es una parte indispensable de cualquier debate promover la acomodacion entre musulmanes y judios, dejando de lado entre arabes e israelies.

Un verdadero enfoque es tambien importante a fin de abordar otros problemas que estan enfrentando muchas naciones musulmanas- problemas que son mucho mas serios y urgentes que el conflicto con Israel: pobreza, retraso tecnologico, el status de las mujeres, el extendido abuso de los valores religiosos para promover la violencia.

Yo confio que los asesores de Obama le agregaran unos pocos temas mas en la lista.

Yo ciertamente concuerdo con Obama en la necesidad de congelar la construccion de asentamientos en Cisjordania. Pero no estoy completamente seguro que la presencia de unos pocos cientos de fanaticos en los asi llamados enclaves sea la razon para las ambiciones nucleares expuestas por Iran. Ni yo estoy realmente convencido que la operacion de Tzahal diseñada para parar los ataques de misil desde Gaza realmente cuente para las constantes violaciones a los derechos humanos en mucho del mundo musulman, para la continua tragedia en Darfur, para el mas reciente desarraigo de dos millones de personas de sus casas en Pakistan y mucho mas.

Entonces para inspirarme- lo que Obama definitivamente puede hacer- el debe elegir salirse del texto preparado por sus escritores de discurso. El puede querer contar a su publico algunas llanas verdades acerca del estado del mundo musulman y acerca de las formas practicas de buscar progreso.
Mañana yo estare observando una experiencia unica: la gloria de los faraones en el antiguo Egipto; el encuentro con un esperanzadamente valiente presidente que puede embarcarse en un doloroso y veridico analisis; y coronando todo eso, un lugar familiar para mi desde mi niñez- el viejo, amado hogar en el Nilo que yo fui forzado a dejar atras.

El autor es el corresponsal para Berlin de Autoridad de Transmision de Israel-IBA (La radio y television publica de Israel).

Fuente: The Jerusalem Post

Anmelden